Yo también me he sentido la peor madre. La que más grita, la que menos juega, la que tiene menos paciencia.

Sentir que estás fallando.

Sentirte una madre que no es suficientemente buena.

Sentir que no llegas.

Que otra vez la has vuelto a cagar.

Que otra vez te ha vuelto a pasar.

Sentirte con mucha culpa, ira, vergüenza, miedo y frustración.

Compararte.

Ver en otras un ideal.

Sentir que tú nunca lo vas a alcanzar.

🌿

Esto no es algo casual que le suceda a algunas mujeres por ser tendentes a sentirse así. No es algo personal que le pase a alguna madre por su manera de ser particular. Nos pasa a todas de forma generalizada y muy amplia. Surge por algo social y estructural que nos está afectando a todas.

🌿

No eres mala madre por perder la paciencia o gritar a veces. Por necesitar tiempo para ti, por querer delegar en algunos momentos, por buscar soluciones rápidas…

Porque además, no existen dos formas de ser madre: las buenas y las malas. Existen «madres suficientemente buenas» (Winnicott). Existen formas distintas de maternar.

Y es normal que nos sintamos pésimas, que nos exijamos mucho, que nos comparemos y nos frustremos. Navegamos sin rumbo. Queriendo escapar de una crianza que no fué. De un abrigo que no existió.

Sin referentes reales. Buscándolos en redes sociales. En una crianza ¨respetuosa¨de manual inventada. Llena de exigencias, de normas y supuestos muy teóricos pero que tienen muy poco de realidad. De colecho, teta, porteo, BLW y manualidades. De fotos de instagram.

🌿

🔸️Frena.

🔸️Respira.

🔸️Piensa que las verdades absolutas no existen cuando se trata de relaciones humanas.

🔸️Busca los referentes en otras madres que te hagan sentir cómoda y segura.

🔸️Busca profesionales con las que conectes.

🔸️Conecta con tus sentimientos y tu estado físico.

🔸️Valida tu instinto, tu intuición, tu sabiduría interna.

🔸️Escúchate. Cuídate. Tente en cuenta.🤎