Presencia silenciosa

Muchas veces nos pasa que creemos que hemos de dar un gran discurso (sermonear) cuando a alguna persona conocida, a un familiar , a una amiga, le sorprende y le arrastra la vida con la muerte de un hijo en el embarazo, parto o posparto.

Pero la realidad es, que lo que muchas familias dicen necesitar y agradecer más son los ¨lo sientos¨sentidos, los abrazos, el cuidado, el ¨estar sin estar¨, sin abrumar, sin entorpecer.

El cuidado práctico, las orejas abiertas, los ojos observadores de lo que se pueda necesitar, las manos al alcance. La atención disponible.

La presencia silenciosa.