No le digas esto a una madre reciente…

No le digas que su leche no alimenta, que su bebé se va a acostumbrar a los brazos o que le tiene cogida la sobaquera.

No la asustes con premoniciones futuras de lo que no sabes si sucederá basándote en prejuicios, desinformación y opiniones personales.

No critiques su forma de criar ni de maternar.

No le des consejos no pedidos.

No le traslades tus mierdas, tus miedos, tus inseguridades, ni tus duelos no resueltos.

Ella hace lo que puede, siente, necesita y cree mejor.

Igual que tu.

Igual que yo.

Igual que todas.

Bastante tenemos las madres con todo el sistema social en contra.

Bastante tenemos ya que sostener y soportar.

Pregúntale por cómo está, por cómo se encuentra.

Y SOLAMENTE ESCUCHA.

Y eso si, dile que LO ESTÁ HACIENDO BIEN.