El vínculo va más allá de la lactancia

Lo que me preocupa en este tema son dos cosas.

Una es que cuando surge alguna dificultad en la lactancia (dolor, bebé que no gana peso…), o se te niega el malestar, o se dan soluciones rápidas y sin fundamento, o simplemente ahí te quedas con tu problema. Eso sí, la lactancia materna es lo mejor así que dale duro (pero TU te las apañas).

Y la otra está en el mensaje que yo siento está calando en muchas madres que sufren realmente, sintiendo que tienen que compensar en algo tanto por haber decido que no deseaban amamantar, como por haberlo deseado e intentado y no haberlo conseguido, como incluso simplemente por no haber podido(la lactancia es un hecho humano y sexual que a algunas mujeres nos puede conectar con algo mas profundo ).

Hay algo en este punto que pienso no estamos haciendo bien.

El vinculo no depende de un solo factor. El vínculo entre una madre y su hijo no se puede comparar con el de otra madre con su bebé. No existe un «vinculometro» que indique que entre dos madres una de ellas tiene «más » vínculo que otra por hacer «a» o «b».

Cada madre, con nuestra historia, personalidad, infancia, nuestros propios vínculos… es quien junto a nuestro hijo lo construimos. La familia de origen, lo social, lo cultural…se entremezclan.

El vínculo es el lazo que nos une. Y que se teje con los brazos que mecen, los labios que besan, la boca que sonríe, la voz que canta y susurra «tequieros, gracias por elegirme..» , los ojos que miran y conectan con algo más , las manos que acarician, el cuerpo que abraza y sostiene, la piel que siente, los oídos que escuchan y responden, el corazón que palpita de deseo y emoción, las lágrimas de amor que humedecen la piel.