¨Si le coges en brazos se acostumbrará…

¨Si le coges en brazos se acostumbrará…¨
… a saberse amado. Se sentirá valioso y digno de merecer ese afecto que al nacer todos esperamos

¨Como le metas en tu cama conseguirás…¨
…que se sienta seguro por dormir a tu lado. Cubierto de piel…de cuerpo. En absoluta calma por dormir en tu regazo.

¨Cantándole nanas para dormir va a aprender…¨
…una forma más de mostrar afecto sin tocar la piel.

¨Si le haces caso cuando llora verá…¨
…que estar a su lado mientras está triste, tiene hambre o está enfadado, es una forma de cuidado.

¨Si le das tanta teta va a saber…¨
…lo que es sentirse saciado, con la barriga llena de ese liquido tan valioso que os mantiene aún conectados.

Pero lo que no saben los ¨videntes catastrofistas¨, los ¨consejeros sin título de bebés», es todo lo que tu le piensas, sientes y lo que le necesitas también a él.

Ojalá tus brazos pudieran por siempre calmar su corazón que seguro se verá dañado…

Ojalá tu piel pudiera ser la medicina para la pena que algún día sentirá…

Ojalá tus nanas consiguieran ser las palabras que den paz a las preguntas sin respuesta que a lo largo de su vida se hará…

Ojalá…

Ojalá tu sola presencia pudiera ser para siempre la solución mágica al dolor, la soledad, la tristeza, el malestar…que seguro…seguro vendrán.

Pero hasta que ese momento llegue y, mientras mi cuerpo tenga todo este poder, seguiré siendo su refugio. Para cuando un día, con la piel arrugada y el pelo plateado, al sentarme en un banco al atardecer, pueda orgullosa con el corazón rebosante de amor y la mente llena de recuerdos, mirar hacia atrás y recordar que lo di todo. Tanto como pude. Que aprendí a ser. Y agradeceré la oportunidad que la vida me dio por este regalo de ser madre y de vernos juntos crecer.